top of page
  • Foto del escritorEdu Gajardo

El brazo minero de la familia Luksic mira a la Argentina: ¿Pensará en Mendoza?

Antofagasta Minerals está entre los 10 mayores productores de cobre del mundo y apunta grandes inversiones en los próximos años. A través de su brazo financiero opera el negocio del agua envasada en Villavicencio.

Imagen de Antofagasta Minerals.

Antofagasta Minerals, el brazo minero de la familia chilena Luksic, una de las más poderosas de Latinoamérica, apunta a desarrollar sus operaciones fuera del vecino país y analiza posibles inversiones en la Argentina.


Iván Arriagada, presidente ejecutivo de la compañía, dijo a Diario Financiero que en los próximos tres años sólo en Chile tienen proyectos que llevarán a la minera a subir escalones en el ranking de los 10 mayores productores de cobre del mundo.


Las inversiones actuales con en Nuevo Centinela (US$ 4.400 millones), Los Pelambres Futuro (unos US$ 2 mil millones). A eso se suman mantener las operaciones son unos US$7.500 millones en los próximos tres años. El objetivo es pasar de producir 700 mil toneladas anuales a 900 mil toneladas.


Al ser consultado por otros países en los que invertirán, destacó el caso de Argentina, mercado que se volvió atractivo para los inversores a partir de la llegada de Javier Milei al Gobierno.


"El negocio del cobre es global y si bien tenemos nuestras operaciones fundamentalmente

en Chile, aspiramos a poder desarrollar y continuar creciendo en nuestro negocio en las

Américas, que hemos definido como la zona donde vemos más atractivo hacer las

inversiones", explicó Arriagada.


Hoy tienen un plan de trabajo en Perú, pero miran con interés a la Argentina y esperan por lo que será la evolución de la administración nacional, pero ven en el país una jurisdicción "interesante" a largo plazo. Dentro de lo que está observando el grupo minero está Pachón, que es justamente la continuidad de Pelambres, la mina que tienen del lado chileno frente a a San Juan.


"Donde ha habido un conjunto de proyectos mineros de los que se ha comenzado a hablar

hoy día con más persistencia es en Argentina. Ahí ha habido cambios políticos importantes,

como todos sabemos, y hay que ver en qué medida esos cambios que están ocurriendo ahí

se van consolidando. Los plazos mineros son largos, pero el hecho de que existan seis

meses de un ambiente más favorable a las inversiones, para nosotros es una buena señal", explicó el presidente de Antofagasta Minerals.


Igualmente, cuando fue consultado si lo que se alcanzó hasta ahora es "suficiente para entrar en Argentina", dijo que "Argentina indudablemente es, en el largo plazo, una jurisdicción interesante. Ojalá que los cambios que han ocurrido den mayores certezas y estabilidad que permitan, efectivamente, el desarrollo del sector minero. Vamos a estar atentos a esas oportunidades".


En ese sentido, y hablando de lo que podría generar interés, dijo que "hay una mineralización al otro lado de la cordillera que se denomina Pachón (hoy de

Glencore)" y manifestó que "las posibilidades de encontrar blanco atractivo en Argentina es algo que vamos a observar y Pachón está incluido dentro de eso".


La apertura de Mendoza a la minería

Mientras eso sucede a nivel país por el interés que genera la nueva administración nacional, en Mendoza también hay un nuevo intento de avance con la industria minera, pero apostando a la exploración y dando los primeros pasos de procesos que sabemos que son largos.


Sin embargo, en el caso del grupo chileno Luksic, hay una cuestión que resulta por lo menos curiosa. El holding trasandino tiene presencia en la provincia a través de la sociedad que tienen con Aguas Danone para la operación el negocio de Villavicencio.


En este caso, el negocio es llevado por CCU Argentina, parte del brazo financiero, denominado grupo Quiñenco, pero que al final del día depende de la misma familia. Lo llamativo es que el socio de los Luksic, los franceses de Danone, son opositores a la actividad minera y mantienen litigios por el desarrollo del proyecto Paramillos. De hecho, y tal como hemos señalado en notas anteriores, hoy la compañía tiene 7 áreas mineras sólo para frenar el desarrollo de la actividad.


En ese contexto, y con Antofagasta Minerals mirando hacia este lado de la cordillera en busca de cobre, Mendoza ofrecerá su potencial cuprífero (de concretarse el impulso que está haciendo el Ejecutivo provincial) y no habría que descartar que sea atractiva para una de las empresas más importantes del mundo en materia de producción de uno de los minerlaes críticos para la transición energética.


Lo que suceda de ahora en más dependerá en gran medida de lo que pase con la gestión nacional, porque aunque ven con buenos ojos lo que está sucediendo, los inversores dejan claro que si bien todo va encaminado, aún falta para que se tomen decisiones concretas para poner dinero en el país.

Comentarios


Mendoza Minera TV

bottom of page