top of page
  • Foto del escritorEdu Gajardo

Las baterías de sodio aún no serían una "amenaza"

Con el boom del litio en desarrollo, se anuncian pruebas con baterias a base de sodio. Los expertos descartan que sea un reemplazo, por ahora.


La semana pasada la empresa sueca Northvolt AB informó que había logrado un gran avance con la tecnología basada en sodio para el almacenamiento de energía.


Además, dos empresas chinas que estaban incursionando con baterías de iones de sodio, ya comenzarían a utilizarlas en algunos vehículos.


Estas señales alertaron a los países del denominado "Triángulo del litio", por la posibilidad de perder terreno frente al sodio como material para la fabricación de baterias.


El sodio, que se encuentra en sales de roca y salmueras en todo el mundo, no solo tiene potencial en el almacenamiento de energía y baterías para vehículos eléctricos sino que también es más barato y mucho más abundante.


Ante las dudas por el litio, los expertos pusieron paños fríos. En ese sentido, Álvaro Videla, profesor de Ingeniería de Minería UC, dijo a Emol que tiene una mirada enfática acerca de la teconología basada en sodio.


"Es improbable que reemplace la industria del litio en el mediano plazo, porque tiene un peor desempeño y peores prestaciones", dice. Al respecto, agrega que "el sodio es más barato de producir y por ende puede reducir el costo de un pack de baterías para el usuario final de un auto eléctrico, por ejemplo".


"Sin embargo -dice- su capacidad de almacenar energía por unidad de pes, lo que se conoce como densidad energética, es menor por lo cual una batería de sodio tiene menor autonomía para igual peso que una batería de litio, lo que implica que el usuario final se vería en la necesidad de recargar de manera más seguida o realizar tramos de viaje más cortos".


Su diagnóstico coincide con el del profesor Luis Llanos, académico de la U. de Chile y experto en transición energética. A su juicio, el sodio, "respecto del litio, tiene la desventaja que es tres veces más pesado por unidad de energía almacenada".


"Más que un reemplazo del litio -añade- yo diría que podría ser más un complemento. Es decir, vamos a usar baterías de litio en aquellas aplicaciones donde el peso es importante, como los teléfonos celulares o los autos, y probablemente las baterías de sodio sí ganene su espacio en redes eléctricas o en baterías estacionarias, done el peso no debería ser un factor".

Comments


Mendoza Minera TV

bottom of page